Curso de Homilética










HOMILÉTICA BÁSICA
Notas del Participante








Autor: Edward Alexander Smith Charles




INTRODUCCIÓN


El Evangelio de Marcos declara que “Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios” (Mar. 1:15). H.M.S. Richards enfatiza que “la primera aparición de nuestro Salvador en este mundo después que comenzó su ministerio público fue como predicador. Vino predicando.”[1]
Si Jesús, siendo hombre, predicó el evangelio del reino de Dios, ¿cuánto más los seres humanos debiesen tomar a consideración lo valioso de la predicación?
Se reconoce, a la vez, que en estos tiempos, hay muchas personas que sienten el llamado a “predicar” y/o algunos ya han predicado en muchas ocasiones, sin embargo, no han sido capacitados en esta área para el mejor desempeño de la proclamación del evangelio.

Dado a lo emergente de esta noble tarea, se plantea los siguientes propósitos a través de este manual.  En primer lugar, se toma a consideración las características idóneas que todo predicador debiese tener. Este punto es de suma importancia ya que cuando se habla de “predicación” no solo se debe enfatizar en el “mensaje” sino también el “mensajero”. De allí, que todo expositor de la Palabra de Dios debe vivir lo que predica, debe sentir el llamado de Dios a predicar.

En segundo lugar, se intenta con este manual, que toda persona que lleve este curso pueda ser un FACILITADOR hacia otras personas que están deseosas de aprender a elaborar sermones y a presentarlos. Por eso, se tomará a consideración, de manera simple, los puntos básicos que existen en la elaboración de un sermón. Además de las técnicas claves que todo predicador debe tener al presentar el sermón a un público en particular.
  





PARTE 1

LOS PRIMEROS PASOS




Ejercicio 1

1.   En el sermón escrito adjunto a este material, marque  los errores  que usted considere.












2.   Formar grupos de 5 personas y escribir el proceso en la elaboración de un sermón





















1.   UN PROPÓSITO DEFINIDO

Analizando las cualidades que contribuyen a la efectividad del sermón debe de estar en primer lugar la precisión de propósito. Cada sermón debe tener a la vista una meta clara... Antes de sentarse a preparar su discurso, el predicador siempre debe preguntarse a sí mismo: ¿Cuál es mi propósito en este sermón? Y no debe dar un solo paso más sino hasta haber formulado en su mente una contestación definida a esta pregunta.

El primer requisito del sermón eficaz es que tenga un propósito definido... En la preparación de un sermón el ministro debe determinar su propósito antes de formular su tema o de escoger su texto. ¿Qué es lo que quiero lograr este domingo próximo por la mañana en esta congregación mediante este discurso? Esta es la primera pregunta que el predicador debe hacerse.

Antes de subir al púlpito es preciso que definamos nuestro propósito en términos sencillos y exactos. Formulemos con claridad el fin que perseguimos... Empuñemos la pluma y para desterrar todo peligro de ambigüedad, anotemos en el papel cuál es nuestro propósito y nuestra ambición para el día. Démosle toda la objetividad de una carta de marinero: examinemos nuestra ruta y contemplemos constantemente el puerto al cual queremos arribar.


LOS PROPÓSITOS GENERALES DE LA PREDICACIÓN

El propósito total de la predicación son las necesidades humanas. Conviene preguntar, pues, en qué consisten estas necesidades, porque de la contestación a esta pregunta depende la definición de los propósitos generales de la predicación cristiana.

1. PROPÓSITO EVANGELÍSTICO.

Es aquel que se plantea cuando en el auditorio se encuentran personas inconversas, cuya principal necesidad evidentemente es aceptar a Jesucristo como su Señor y Salvador.

2. PROPÓSITO DOCTRINAL.

Es aquel que se plantea cuando el auditorio necesita una explicación, aclaración o presentación de una o más doctrinas bíblicas concretas.

3. PROPÓSITO DEVOCIONAL.

Es aquel que se plantea cuando el auditorio necesita una inspiración para motivarse a adorar, alabar o rendirse ante el Señor, en una forma más definida y decidida.

4. PROPÓSITO ÉTICO MORAL.

Es aquel que se plantea cuando el auditorio necesita ser corregido, advertido, exhortado, reprendido o desafiado en cuanto a situaciones o conductas reñidas con la ética o la moral cristianas.

5. PROPÓSITO DE ALENTAR

Es aquel que se plantea cuando el auditorio necesita recibir aliento en medio de una situación difícil o problemática.

6. PROPÓSITO CONSAGRACIONAL.
       
Es aquel que se plantea cuando el auditorio necesita ser motivado a brindar un servicio más comprometido al Señor.




EL PROPÓSITO ESPECÍFICO.

Una vez definido el Propósito General del sermón, el predicador debe redactar el Propósito Específico de este. Para ello debe analizar la meta definida que desea alcanzar a través de su sermón. La redacción del Propósito Específico se lleva a cabo de la siguiente manera:

• Se escribe un verbo en infinitivo que describa la acción concreta que se desea lograr.

• Después del verbo en infinitivo se identifica el auditorio con el cual se intentará alcanzar este Propósito Específico.

• Por último se escribe el contenido sermonario a través del cual se llevará a cabo el Propósito Específico.

Por Ejemplo:

 “Inspirar”
“a los varones de la Congregación”
“a manifestar delicadeza con sus esposas”
Verbo en
Infinitivo
Auditorio con el cual
se alcanzará el
Propósito
Contenido sermonario mediante el cual se llevará a cabo el propósito específico.

Motivar a los jóvenes a vivir en santidad. (Devocional)
Advertir a los matrimonios de los peligros de la incomunicación. (Ético-Moral)


Al analizar los Propósitos Específicos anotados anteriormente se puede apreciar que cada uno de ellos se deriva de un Propósito General.

Propósito General: Evangelístico
Propósito Específico: Convencer a los oyentes que Jesucristo es el único medio de salvación.

P. General: Doctrinal
P. Específico: Enseñar a los hermanos las características de la Salvación.



P. General: Devocional
P. Específico: Motivar a los hermanos a enfrentar los problemas con fe en Cristo.

P. General: Ético – Moral
P. Específico: Exhortar a los hermanos a evitar los vicios de la pereza.


P. General: De Aliento
P. Específico: Alentar a los deudos a enfrentar la pérdida del ser querido con el cariño de la Iglesia.


Ejercicio:
Escriba 5 propósitos generales con sus respectivos propósitos específicos

1.   Propósito General: ____________
P. Específico:



Verbo en
Infinitivo
Auditorio con el cual
se alcanzará el
Propósito
Contenido sermonario mediante el cual se llevará a cabo el propósito específico.

2.   P. General:__________________
P. Específico:



Verbo en
Infinitivo
Auditorio con el cual
se alcanzará el
Propósito
Contenido sermonario mediante el cual se llevará a cabo el propósito específico.




3.   P. General:___________________
P. Específico:______________________________________

4.   P. General:___________________
P. Específico:_____________________________________

5.   P. General:___________________
P. Específico:______________________________________








2.   TEXTO

El texto, en general, lo constituye todo el material bíblico que el predicador empleará en la preparación y exposición de su sermón. Sin embargo, en términos específicos, es aquélla porción de la Palabra de Dios que el predicador lee a su auditorio y que luego procede a exponer. La palabra “Texto” proviene del latín textum y significa tejido o trama. Por ello, es que es importante determinar qué función cumple este texto en la trama total del libro bíblico del que se extrae el texto.

Para seleccionar adecuadamente el texto bíblico que el predicador empleará en su sermón, se deben considerar algunas sugerencias. Hay que seleccionar pasajes bíblicos cuya interpretación no sea oscura u objeto de controversias. Debe ser un texto que permita alcanzar el propósito del sermón y en el cual esté contenido el tema del mismo. Se debe procurar considerar toda la Biblia y no predicar siempre acerca del mismo texto. Debe ser un pasaje bíblico del que se pueda extraer bastante material, de tal manera que la congregación sea enriquecida, educada e inspirada.

La mayoría de los escritores de homilética sugieren almacenar los pasajes bíblicos de los que se predica. De esta manera el predicador dispondrá de un archivo homilético bien surtido. Sin embargo, además de esto, el buen predicador no sólo debe leer la Biblia, sino también estudiarla en forma seria y sistemática. Además debe procurar tomar notas cuando otro predicador expone la Palabra. De esta manera puede obtener buenas ideas para sus propios sermones y por otra parte ello le ayudará a evitar ciertos errores o equivocaciones.
Para que la elección del texto bíblico sea completa, el buen predicador deberá dedicar tiempo a interpretar adecuadamente el pasaje seleccionado. A este proceso de interpretación se le denomina exégesis (proviene del griego y significa “extraer”).


Ejercicio: Buscar textos y localizar PROPOSITOS ESPECIFICOS

1.   Texto: ______________  P. Especifico: _____________________

2.   Texto: ______________  P. Especifico: _____________________

3.   Texto: ______________  P. Especifico: _____________________

4.   Texto: ______________  P. Especifico: _____________________

5.   Texto: ______________  P. Especifico: _____________________






3.   EL TEMA DEL MENSAJE BÍBLICO

1.   DEFININICIÓN DE TERMINOS

a. El tema. ¿Qué es lo que entendemos por la palabra “tema” en esta conexión? Diferentes textos de homilética han asignado diversos valores a este término, todos ellos legítimos en su lugar. Pero para evitar confusiones, en la presente obra nos ceñiremos al siguiente significado. Definimos el tema, pues, como la materia de que se trata en el sermón; la idea central del sermón; el asunto presentado en el sermón. Hay dos formas en que el tema puede hallar expresión en la preparación del sermón, a saber: como título y como proposición.

b. El título es el nombre que se le da al sermón, o sea su encabezamiento. Por regla general es una simple frase, es decir, un pensamiento incompleto. Su propósito es el de sugerir la línea de pensamiento que va a ser seguida en el sermón, haciéndolo en una forma que despierte el interés sin revelar los detalles del tratamiento. Se emplea principalmente para anunciar el sermón en el boletín o en cualquier otro medio de publicidad de que la iglesia disponga. Un buen título será interesante sin incurrir en el delito de sensacionalismo. Los títulos sensacionales acusan falta de sensatez de parte del predicador, pues rebajan la dignidad del evangelio. Además, un buen título será breve. Por regla general no debe contener más de 4 o 5 términos importantes. En esto debe asemejarse a los buenos encabezamientos del arte periodístico. Podríamos agregar que el título debe ser exacto, sin degenerar en pedantería. Por fin, el título del sermón debe señalar hacia lo presente en vez de hacia lo pasado, y ser expresado en una forma que enfoque la atención sobre los problemas religiosos prácticos de nuestros días.f263

c. La proposición es una declaración en la forma más concisa posible y por medio de una oración gramatical completa, del tema que ha de ser discutido en el sermón. Informa a los oyentes de lo que se piensa decir acerca del tema. Presenta lo que ha de ser explicado o probado, o la pregunta que ha de ser contestada en el curso del sermón. La proposición es realmente una síntesis del sermón. La proposición envuelve el plan (bosquejo) del sermón, y éste desenvuelve la proposición. La proposición es el sermón en embrión porque
precisa el rumbo específico que ha de ser seguido en la discusión.
.








































PLAN DE ACCIÓN



¿Qué diferencia encuentra en estos primeros pasos en la elaboración de un Sermón a la forma en que realizaba su sermón antes?









Piense en una necesidad de su congregación y empiece a elaborar un sermón con los pasos que hemos dado hasta el momento.

















PARTE 2

LOS ÚLTIMOS PASOS…


Ejercicio 1

1.   Formar grupos de 5 personas y escriban en una hoja los tipos de sermón que existen.













2.   Ver un video de 5 minutos del Pr Alejandro Bullón. Cada participante debe percatarse del orden y  los elementos básicos de cómo CONCLUYE un sermón dicho Pastor.
















4.   DESARROLLO DEL TEMA

En un sentido estricto, hay tres maneras en la que puede desarrollarse el Tema:

Textual: Es aquel sermón que está basado en un solo Texto

Temático: Es aquel sermón que está basado en varios textos

Expositivo: Es aquel sermón que está basado en un párrafo, capítulo y/o Libro de la Biblia.


Nota: debemos evitar el tipo de sermón basado en la HOMILÍA  que se funda en un texto bíblico algo extenso del cual se da una explicación continua sin ningún propósito definido. También ha de evitarse el tipo de Sermón llamado TEXTOS BONITOS en la que el predicador escoge una serie de textos bonitos pero no tiene ninguna coordinación en tema.






5.   LA ORGANIZACIÓN DEL SERMÓN

Todo buen sermón debe de usar DIVISIONES. Las razones para insistir en que el tema sea dividido son las siguientes:

En primer lugar, la división del tema es necesaria para asegurar la unidad de la discusión.

La división del tema es necesaria, además, para conseguir la claridad de la discusión.

la división del tema es necesaria para promover el movimiento progresivo de la discusión.

Otra razón es que la división del tema es necesaria para sostener el interés de la discusión.

La división del tema es necesaria también para lograr la economía de tiempo.  

Por último, la división del tema es necesaria para garantizar la permanencia de las impresiones causadas por el sermón.

Los tipos de DIVISIÓN pueden ser:

ü  Principios
ü  Razones
ü  Motivos
ü  Propósitos
ü  Características
ü  Puntos
ü  Preguntas
ü  Acciones
ü  Desafíos
ü  Tipos
ü  Formas
                                 






Ejercicio:
Busque en la Biblia, según el tipo del sermón,  textos que tenga DIVISIONES.

Por ejemplo:

Tipo de Sermón: TEXTUAL
Texto: Lucas 2:52     No. De Divisiones: 4   Tipo de División: Característica




Tipo de Sermón:__________
Texto:_________    No. De Divisiones: ___   Tipo de División: ___________


Tipo de Sermón:__________
Texto:_________    No. De Divisiones: ___   Tipo de División: ___________


Tipo de Sermón:__________
Texto:_________    No. De Divisiones: ___   Tipo de División: ___________




6.   CONCLUSIÓN

Es el broche final del sermón. No es el momento para repetir todo lo que se ha dicho anteriormente, ni para volver sobre puntos ya tratados. Es el tiempo para remarcar las verdades esenciales, para intencionar el propósito específico del sermón o para apelar a las decisiones y responsabilidad de la audiencia. Nunca se debe anunciar la Conclusión, ya que de lo contrario se pierde el impacto del mensaje

Los elementos principales que pueden entrar en la conclusión son:

a.    La recapitulación
b.    La aplicación
c.    La demostración
d.   La persuasión
e.    La invitación


Es necesario enfatizar que la Conclusión debe ser breve y solemne.


7.   INTRODUCCIÓN

Esta importante parte del Sermón es la última en prepararse. Sin embargo, no por ello debe ser menos relevante. Por el contrario. Con la Introducción el predicador despierta el interés de su público. Basta pensar durante un momento. Si en una iglesia asisten 120 personas. Al momento de iniciar el sermón hay 120 ideas diferentes en cada cabeza. La introducción, por lo tanto deberá ser lo suficientemente motivadora para que aquellas 120 almas se coordinen y se entusiasmen con la propuesta del heraldo del Señor.

Por lo antes expuesto, la introducción debe ser elaborada con esmero y dedicación. Debe ser breve, interesante, motivadora y desafiante. Puede o no contener algo de humor, todo dependerá del ambiente previo al sermón. Se puede elaborar mediante una cita célebre, una anécdota, una ilustración bíblica o extrabíblica, una noticia, un suceso histórico o simplemente a través de la contextualización histórica, cultural, teológica, filosófica, social, espiritual o emocional del pasaje que se expondrá.









PLAN DE ACCIÓN



1.   Hacer grupos de tres y expresar las cosas que aprendieron en esta UNIDAD.









2.   Hacer un sermón escrito para la próxima semana con todos los elementos básicos que aprendieron.





3.   Leer y estudiar la Unidad 3 de este manual



















[1] H.M.S. Richards. “Apacienta mis ovejas” (Miami: Asociación Publicadora Interamericana, 2008). Pag 23